sábado, 19 de diciembre de 2009

La pasión de mi vida

"Un hombre puede cambiar de casa, de país, de partido político, de mujer, de religión, pero nunca cambia de equipo". (El Chacal en Misterio)
-

Al ser este un blog de alegrías, tristezas, decepción, etc., pero sobre todo de pasión, resulta extraño que nunca haya escrito sobre la más antigua -y poca entendida- de mis pasiones: mi 'U' querida.
-
Sé que al notar que este será un post pelotero, varios de los pocos visitantes de mi blog linkearán algún otro sitio, pero hay pocas cosas en este mundo que pueden mover tanta gente y generar tantas emociones como el fútbol. Es como un vicio. Uno vicio eterno y único. Y dentro de este, el más grande, el que más me conmueve, el que me llena y me hace detener el tiempo cada vez que salta a la cancha, es la 'U'. Sé que con esto, de los cuatro gatos que se quedaron, solo quedarán tres (porque la 'U' siempre es la mitad más uno), pero tenía que decirlo.
-
Solo quería recordar por unos momentos al equipo que ha hecho que varios de mis fines de semana sean mejores. Que me ha hecho gritar y hasta llorar de la emoción. Un pequeño y seguramente tímido mensaje en comparación a todo lo que este, mi equipo, puede significar para sus hinchas. Y es que solo un hincha puede sentir lo que significa la 'U'. Siempre lo he dicho: no es lo mismo gritar un gol de la 'U' que de algún otro equipo, con el respeto de los otros. La 'U' no es solo celebrar cuando se gana, es sufrir y vivir desde la tribuna o desde tu casa cada jugada. Es sacar al niño que uno lleva adentro y dejarlo a la interperie de la emoción. Es, como alguna vez dije en este blog, volver a tu infancia y alucinarte en la pista de tu barrio corriendo tras una pelota creyéndote -al menos en mi caso- el 'Pelao' Nunes, Zubzuck (en épocas más austeras Yupanqui), Baroni, Martínez...
-
Y es que el fútbol te regala momentos únicos. Porque, como leí en algún lado, seamos sinceros, entre bomberos no nos vamos a pisar las mangueras. Cuando hay fútbol, cuando juega tu equipo, dejas todo de lado. Aunque sepas que perderá, aunque tu equipo ya no pelee nada. Por el fútbol, dejas de salir con tu enamorada, o tu mamá, dejas de comer, de estudiar. El
fútbol es gritar con tus amigos, es reunirse y hacer comentarios sobre las últimas novedades peloteras. Es llorar de la emoción, de tristeza, de impotencia al ver un partido. Es pararte de tu asiento, gritar, vivir y sentir la euforia en cada jugada. Es una forma de desfogue, de lamento y perderte por un momento de la realidad, apartarte de tus problemas. Es tomarse unas chelas con tus patas, si es con una salsa navejera de fondo mejor, y discutir sobre cuál es el mejor equipo o el mejor jugador. Es gritar goles hasta cuando se ve un partido de tenis.
-
Que te guste el fútbol no es fácil. Ser hincha de la 'U' no es fácil. Pero el chiste es crecer y aprender a querer a tu equipo. Es el momento en el que sonries por un triunfo, a pesar de que hayas llorado miles de veces por una derrota. Es caer mil veces, pero valorar el levantarse una. Es revivir las esperanzas tantas veces arrebatadas. Es aguantar nueve años sin poder celebrar un título, pero saborear el dulce gusto de la victoria. Es dejar el último aliento de euforia en el aire cuando tu equipo, ese amor incomprendido, da la vuelta de campeón. Todo eso es mi equipo. Y así te quise, te quiero y te querré 'U'. La pasión de mi vida.
-
Hablando de Misterio, dejo esta canción que coronó el final de la serie. Aquí la versión completa.
-