miércoles, 25 de junio de 2008

¿Se siente mal?

No sé porqué, pero últimamente todo el mundo me pregunta si me siento mal. Bueno, no exactamente eso... sino los derivados que esta pregunta pueda tener (¿estás bien?, ¿te sientes bien?, ¿qué te pasa?, ¿te pasa algo malo?) No sé por qué solo de verme me hacen esa pregunta ¿Es mi cara? Porque ahí sí estamos fritos, es la única que tengo. ¿Acaso fue haber creado este blog, donde despacho temas de desamor, odio, depresión, etc., etc., etc.? ¿Es porque una de cada cinco frases que digo, termino soltando un "Ta mare..." al aire, miro el vacío y muevo la cabeza? Ja!
--
Lo peor es que la gente parece estar contagiándose. Nunca había visto tanta gente triste o deprimida. ¿Qué está pasando? Una de mis hipótesis es que esto se debe al clima. Es lo más lógico. El frío, la lluvia, los amaneceres tardíos, las tardes grises y las noches sin estrellas, se prestan para que las personas recuerden sus problemas.
--
Justamente el otro día le comentaba a José Luis y a Door, que me sentía como en aquel mítico capítulo de Chavo del Ocho donde toda la vecindad le pregunta a Don Ramón si se sentía mal... Debo decir que recién desde que me empezaron a preguntar si me sentía mal (o cualquiera de sus preguntas derivadas) en verdad me he comenzado a sentir así... Es más, cuando me preguntan eso, hasta escucho la cancioncita que escucha Don Ramón cuando le hacen esa pregunta.
--
Como dijo el gran profeta Alejo, yo no me deprimo, ni odio a nadie, yo me cago de risa. ¡Qué gran frase, por Dios! Viviré bajo esa premisa de hoy en adelante. Pero antes haré mi descargo.
--
Estimados cófrades y lectores asiduos, que son pocos pero ahí me leen: estoy bien. Es más, por si no han podido observar el título de esta humilde bitácora, estoy Mejor que bien. Otra sería la cosa si me preguntaran cómo me siento... esa sería una pregunta con la que podría explayarme y dar explicaciones de mi cara o carácter o la razón por la que me hayan preguntado lo que me preguntaron.
--
Ahora, tampoco quiero decir que el "estar bien" es el estado ideal. Se puede "estar bien" en muchos momentos, pero eso no quiere decir estar tranquilo, estar feliz, estar contento... Simplemente estás, y punto. Es suficiente. Lo que me recuerda ( y esto lo saben los que me conocen muy bien) la respuesta que doy hace unos siete años cuando me hacen otra pregunta también frecuente, ¿eres feliz?
--
Usualmente me contengo y reprimo las ganas de decirle al formulador de la interrogante No, desgraciado, no lo soy y jamás lo seré, y aquellas personas que dicen ser completamente felices están mal, siempre algo falta, así crean "estar bien", siempre pueden estar mejor, entonces no viven en la felicidad plena, no son felices, creen que lo son... mare... Sin embargo, no lo digo, pues crearía reacciones y debates en los que no estaría interesado en participar, y solo atino a responder la única respuesta coherente, la única que me da algo de ánimo a seguir adelante y combatir mi miseria: No, pero "estoy bien".

He aquí el legendario Chavo y el capítulo donde la vecindad se une contra Don ramón
--

viernes, 20 de junio de 2008

Terminator dosis 2

Ya, ya. En vista que andan diciendo que paro triste, que el video que colgué en el post anterior era demasiado deprimente o sufrido, acá el final de la película antes mencionada, The Wedding singer. Esa canción en algo reivindica lo expuesto anteriormente. ¿Por qué aparece Billy Idol en todo el asunto? Vean la película.
-

jueves, 5 de junio de 2008

Terminator dosis

Cuando se cree que todo va bien es porque el caos se acerca. En tan solo una semana he acompañado a dos compañeros de desventuras en sus respectivos problemas amorosos... y eso que apenas estamos jueves.

Todo el mundo ha pasado por eso. ¿A quién no lo han dejado? A veces es tu culpa, otras no... sin embargo, igual duele o jode o, por lo menos, molesta, ¿no? He conocido gente a la que han dejado por internet, por teléfono, por carta, obviamente en persona... en una fiesta, en un parque, en un restaurante, una vez en un estadio. Se de testimonios de personas a las que han terminado mientras bailaban, cenaban, durante clases... incluso un cófrade, que no revelaré su nombre, me contó que en una ocasión lo habían choteado mientras manejaba. Para los preocupados, tranquilos, no chocó; pero supe que vendió su carro.

Las frases también están ahí. La conocida y ya clásica No eres tú, soy yo. Cuando te digan eso, eres tú, créeme. O sino la frase previa, la que te indica que algo anda mal y que muy probablemente te dejarán pero no te lo dicen directamente, Tenemos que hablar o tengo que hablar contigo. En cualquiera de sus variantes, no entiendo muy bien el sentido de esta frase... solo los demasiado optimistas podrían esperar algo bueno después que te se les dice esto. Aunque, pensándolo mejor me sentiría mal si no me terminaran diciéndome antes el Tenemos que hablar...

También existen otras frases, menos marketeadas, no tan usadas, menos cliché, pero igual de hirientes... No sabes comprenderme, No te merezco, La culpa es mía, etc... Mentira, el problema siempre serás tú y la culpa es tuya. Cuando te digan que tú eres el problema, siéntete contento, es porque existe la posibilidad de que no seas tú.

Otras frases son menos acertadas, igual de hirientes, y mucho más honestas. Conozco a quienes los han dejado por ser altos o por ser bajos, por no saber bailar o por bailar descaradamente, por fumar. Por andar en shorts en invierno, por cambiar de look sin consultarlo antes, por no quitarse la gorra jamás, porque, a la susodicha, no le gustaban los pies de su susodicho. Por ser hincha del Boys, por considerar que el no tener mascota representaba un vacío en su vida, por salir mal en fotos, por usar anillos, por ser lampiño... En fin, nimiedades para algunos, detalles mayores para otros. Lo peor es que los poseedores de estos gustos particulares se lo hicieron saber a sus ex parejas, de otro modo yo no las sabría.

He visto juntarse a muchos de mis amigos y también he visto como les han roto el corazón a otros. Algunos aún recuerdan, otros lo superaron con hidalguía, a otros ni les fue ni les vino o hacen como si nunca hubiera pasado, han continuado con sus vidas y ahora tienen nuevas relaciones. Cuando veo a tantas parejas por la calle, no puedo evitar pensar en que todo eso, todo ese ritual que se sigue cuando se tiene novia o novio, insufrible de observar para algunos, luce demasiado sencillo. ¿En verdad es así de fácil? Debo ser yo el problema.

Somebody kill me please, parte de la película The wedding singer. Una historia de vida para muchos, un himno para cualquier desilusionado del amor. Letra traducida más abajo.



Tú no sabes cuanto te necesito.
Cuando estás cerca de mi no me siento triste.
Y cuando nos besamos, sé que me necesitas también.
No puedo creer que he encontrado un amor tan puro y verdadero.
--
Pero todo fue pura mierda.

Todo fue un maldito chiste.

Y cuando pienso en ti, Linda
espero que estés jodidamente ahogada.
--
Espero que estés feliz con lo que me has hecho.
Me echo en la cama todo el día sintiendo melancolía.

Me dejaste aquí todo sólo,
lágrimas corren constantemente.
--
Oh, alguien máteme
por favor
alguien máteme, por favor
Estoy
de rodillas, por favor, por favor
Mátame, quiero morir

Pon una bala en mi cabeza...!